lunes, 10 de diciembre de 2007

Tradiciones navideñas en México

Ahora que empezó formalmente la navidad en Colombia y es tiempo de recordar las tradiciones de esta temporada en México, que en su mayoría tienen origen en la época prehispánica. Las posadas, la nochebuena, las pastorelas, los nacimientos y el día de Reyes (6 de enero) constituyen el conjunto de tradiciones navideñas mexicanas.

Las posadas, que son las fiestas tradicionales que inician el 16 de diciembre y concluyen el 24, son la representación del peregrinar de José y María hacia Belén, en busca de un lugar para que naciera Jesús a salvo de la ley de Herodes. Son nueve posadas que simbolizan las nueve estaciones de este peregrinaje y en México las vecindades, los barrios, las comunidades o los grupos de feligreses se organizan para realizarlas. Se escoge una casa por día y todos los participantes recorren un trayecto con velas encendidas y cargando una charola con una pequeña escultura de Jesús y María, hasta llegar a la casa donde entonan una letanía que evoca la solicitud de posada que hacen los peregrinos, mientras los dueños de casa responden con una negativa a dejarles entrar. Finalmente los peregrinos son reconocidos y se abren las puertas de la casa. Una vez dentro se ubica la charola en un lugar visible y se inician las oraciones. Después se reparten dulces (colación), se rompe una piñata y finalmente se reparte el ponche (bebida a base de frutas) entre los asistentes, con lo que concluye la posada. Las posadas concluyen en la Nochebuena con el nacimiento del niño Dios.

Las posadas se celebran en México desde hace más de 400 años, pero su origen está en la antigua celebración prehispánica del advenimiento de Huitzilopoxtli (dios de la guerra y del sol para los aztecas). En la última veintena del calendario azteca (Panquetzaliztli 17 de diciembre- 5 enero) se realizaba una carrera encabezada por un corredor que llevaba en brazos una figura de Huitzilopoxtli, detrás del cual corría una multitud preparada en ayuno. También se ponían banderitas de papel amate a los árboles frutales y plantas comestibles y ese día se sahumaban y se les brindaban ofrendas alimenticias para agradecer los frutos recibidos durante el año. El nacimiento del niño sol se celebraba el 21 de diciembre, pero el 24 era el día en que resurgía al sur, y se realizaban danzas y fiestas rituales.

A la llegada de los españoles, la tarea de evangelización consistió probablemente en sustituir los personajes de la celebración indígena por los de la tradición europea y de este modo los rituales para conmemorar el nacimiento del niño Sol se convirtieron en las tradiciones para conmemorar el nacimiento del niño Dios.